COPA LIBERTADORES: El sufrimiento de los visitantes

Nadie dice que es fácil jugarla, mucho menos ganarla. Esto es por lo que tienen que pasar los equipos visitantes en la Copa Libertadores.

Jugar la Copa Libertadores es único. Lejos de ser como la Champions League en Europa, lo rústico hace parte de la magia y la pasión que despierta en equipos e hinchas.

1. Puerta cerrada para conocer el campo: Muchos equipos acostumbran a conocer el campeo el día anterior del partido. El equipo local se encarga de no abrir las puertas para que el visitante no conozca la cancha donde jugará. Tan sólo unas horas antes del encuentro, les permiten hacer el reconocimiento. image

2. Escudos que protegen al cobrador de tiros de esquina: Ir a cobrar un tiro de esquina es una travesía y es casi como ir a la guerra. Al ejecutor no sólo le caen cualquier tipo de objetos (encendedores, zapatos, radios, monedas, entre otros...) también secreciones de los hinchas rivales.image

3. Recorrido épico del hotel al estadio: Un recorrido que generalmente dura entre 30 y 40 minutos se hace eterno por el 'cariño' de los ciudadanos locales con el equipo visitante. Muchas veces llega con los vidrios rotos o con marcas de pintura. image

4. Sin agua en los camerinos: Los visitantes se han ido del estadio sin poder bañarse en los camerinos del estadio local. Casualmente, finalizado el partido, el agua deja de pasar por esas tuberías. Eso sin contar que en la mayoría de estadios hace un calor descomunal.

5. Final con gresca: Si usted es un equipo brasilero y va para Uruguay o Argentina, es casi seguro que el partido termine con gresca. También si los argentinos y uruguayos van a Brasil. Cabe recordar algunas: Colo-Colo-Boca en 1991; Sporting Cristal-Boca Juniors en 1971, América de México-Sao Caetano en 2004 y Argentinos Jrs contra Fluminense en 2011 y la más reciente: Peñarol - Palmeiras en la versión de este año.image

6. Árbitro localista: Es muy difícil afrontar un partido con los arbitrajes que hay en nuestro continente. Generalmente pitan al ritmo de la hinchada local; ni hablar si el local es un grande del continente. image

7. La altura: Este es el rival más temido por todos cada que visitan una ciudad que tenga este condimento. A brasileros, argentinos y uruguayos les parece de terror ir a La Paz, Bogotá, Cusco u Oruro. En las imágenes recordadas de la Libertadores, se ven a los jugadores de estos equipos con tanques de oxígeno en el banco de suplentes. Les produce terror.image

8. Las distancias eternas: Así como el recorrido del hotel al estadio es casi épico; muchas veces llegar a la ciudad donde es el partido es casi imposible. En algunos casos se juegan en ciudades pequeñas donde hay que hacer algunas conexiones para poder llegar a ellas. El equipo aterriza en la capital, después tiene otro trayecto en avión y finalmente uno por carretera. Este es quizás el punto que responde por qué no se juega en la Copa Libertadores la final a un único partido.image






Noticias